Si te gusta lo que lees, apóyame para que pueda seguir escribiendo y recomiéndame :-)

miércoles, 11 de agosto de 2010

La llamada


Mohamed se despidió mentalmente del desierto que empezaba a dejar a sus espaldas. Para él esa inmensidad dorada lo era todo: su hogar, su luz, su paz. Nunca lo había abandonado. Pero una vez, escuchó a un tío suyo hablar del mar, y hacía poco, un viajero que les acompañó en una ruta por el desierto también le había hablado de ese gran espacio líquido, azul, gris o verde, según el color del cielo o la profundidad de sus aguas.
Quiso conocerlo con sus propios ojos puesto que no creía que pudiera haber nada tan grande como el desierto o el cielo. Así fue como después de pedir permiso a su padre, hacer unos cuantos preparativos y despedirse de su familia, siguió el camino que le aconsejó su tío.
Notó que las noches eran más frías y duras que cuando avanzaba junto a su tribu, pero observó las estrellas titilantes y pensó que no era posible contemplar tal belleza en ningún otro lugar. Durante el día, las doradas dunas se levantaban ante él amenazantes. Le pareció oír el latido del mundo, y sintió respirar al desierto, suavemente casi siempre, furioso durante una tormenta de arena. No tenía miedo, porque la curiosidad le prestaba coraje a su corazón.
A veces, el viento susurraba su nombre en sus oídos, como si alguien lo llamara misteriosamente desde otras latitudes: "Mohamed... Mohamed...". Era casi como un dulce canto.
Los días se sucedieron entre las abrasadoras arenas, que le enseñaban que él sólo era una pequeña parte de la creación, apenas más valioso que un pequeño grano de arena, hasta que al fin llegó a una ciudad.
Cruzó todo el desierto sólo, pero no se encontró menos sólo en la urbe a pesar de toda la gente y todo el alboroto que no le dejaba oír el latido del mundo. Tampoco las estrellas le parecieron tan hermosas. La gente le miraba sin disimulo, y algunos se reían de su ropa azul de tuareg y de unas costumbres y unas supersticiones que le suponían. Pero él no desistió de su empeño, siguió su camino por otras localidades hasta que al final llegó a una ciudad portuaria. El mar, que se divisaba desde el puerto, no le pareció nada importante. Casi se desanimó pensando que se había arriesgado a cruzar el desierto en solitario por algo que no valía la pena, pero indagó acerca del objeto de su curiosidad, y todos los que le contestaron le dijeron lo mismo que su tío y el viajero que le habló del mar. Llegó a la conclusión de que ya que estaba allí, no perdía nada con seguir investigando.
Mohamed era listo y, a pesar de su juventud, vendió su dromedario a buen precio. Después, consiguió trabajo en un barco pesquero y se hizo a la mar con la curiosidad siempre alerta. Al salir del puerto, de pie en la proa del barco, sus ojos se perdieron en la línea que divide los azules, el inalcanzable horizonte. En su pecho sintió la emoción del momento, porque ahora él también sabía que el mar era hermoso, inmenso, y al igual que el desierto, respiraba. "Mohamed... Mohamed, ven...", parecían cantar las olas.
Faenó con los pescadores sacando brillantes sardinas del agua, pulpos, merluzas y toda clase de peces que el muchacho nunca había visto ni probado. Incluso una vez, al izar la red, hallaron enganchado entre sus hilos un precioso pez espada que lo dejó atónito. Por las noches, sus compañeros explicaban historias de barcos fantasmas, marinos malditos, sirenas y piratas, y a Mohamed esas historias le fascinaban. Alguno decía no creer en esas leyendas, sin embargo, la mayoría no dudaba de su existencia. El trabajo era duro, pero todo era nuevo, extraño, maravilloso y él aprendía deprisa. Bueno, no todo era tan diferente. Allí podía oír de nuevo el latido del mundo, las estrellas se veían igual de hermosas que en el desierto, había tantas gotas de agua en el mar como granos de arena en el lugar del que procedía y, a veces, el misterioso canto que parecía ascender de las olas pronunciaba su nombre como ya lo había hecho antes el viento en el desierto. Amaba esa inmensidad azul y todos sus secretos.
Un día, una tormenta los alcanzó mientras faenaban muy lejos de la costa. El cielo se oscureció de repente y las olas se embravecieron tanto, que a veces semejaban paredes de varios metros de altura. La ropa de Mohamed, y la de todos sus compañeros, se empapó rápidamente. Las olas parecían amenazantes dunas grises, y el joven tuareg, aferrándose al palo mayor, se sintió pequeño, apenas más importante que una gota de agua. La tormenta no cesaba y caía sobre ellos inclemente, dejando el barco sin control y medio destrozado. El capitán ladraba órdenes casi sin sentido ante la fuerza inmisericorde de la naturaleza, hasta que en medio de la confusión, un golpe de agua arrastró a Mohamed y a dos de sus compañeros por la cubierta y los echó al mar.
A Mohamed le pareció oír voces. Lanzaron el salvavidas a poca distancia de él, pero no alcanzó a cogerlo y se hundió. Un canto ya conocido llegó hasta sus oídos. Arriba quedaba la feroz lucha por sobrevivir, pero bajo el mar se sintió tranquilo, seguro. Alguien le llamaba con voz dulce por su nombre. Alguien con el cuerpo mitad mujer, mitad pez, de quien el viento y las olas ya le habían traído el mensaje. Era una hermosa sirena de largos cabellos, adornada con estrellas de mar y collares de nácar, que sin conocerlo, vio su imagen en un espejo mágico y se enamoró de él. Lo miró sonriendo feliz y después, cogiéndolo de las manos, lo arrastró hacia el fondo para mostrarle su reino. Mohamed nunca regresó al desierto. Se quedó a vivir para siempre bajo el mar que tanto amaba.


Publicado en "De la vida y otros viajes", Ediciones Atlantis, 2009.

21 comentarios:

LOLI dijo...

Jolin Pantera!!!Que me gustan los finales felices,pero bueno pensaré que la sirena le hizo un conjuro y Mohamed respira feliz en la inmensidad del mar.
Ha sido precioso que lindo escribes ;)

UN BESAZO GRANDE

panterablanca dijo...

Bueno, pero yo no tengo la culpa de que te gusten los finales felices, jajajajajajajaja!!! Ya te dije que mis relatos no suelen tener finales felices, aunque éste, si te fijas, no es tan triste tampoco. Mohamed se murió, pero murió feliz. Hay gente que vive completamente amargada, no sé qué es peor.
Por supuesto, puedes interpretar el relato como mejor consideres, hay tantos relatos como lectores, pero este relato pretende ser poético y la sirena es una metáfora de la muerte, que no tiene porqué ser desagradable.
Celebro que te guste cómo escribo.
Besos enooooormes :-DD

LOLI dijo...

Panteraaaaaaaaaaa que no me despiertes de mi sueño,muhé!!!Tu dejame con mi sirena y Mohamed juntos y ya está.
Sé que te referias a la muerte pero dejame a Mohamed con la sirena bajo el mar,porque para mi es un cuento poetico,tu dejame a mi con mis sueños ...jejeje ;)

LOLI dijo...

Besos enormes que se me habia pasado,ya me parezco a Hitos,jajajaja

panterablanca dijo...

Vale, vale, te dejo :-) Ya te digo que cada relato tiene tantas interpretaciones como lectores, y si a ti te gusta con final Disney pues a mí me parece perfecto ;-P De verdad.
Y no te dejes los besos que entonces el comentario pierde mucho valor, la verdad (es que yo también soy muy besucona ;-))
Besos para un encanto de mujer.

LOLI dijo...

Si,si a mi con final Dysney que ya hay muchos finales tristes en la realidad ;)


Estoy bien tesoro¿porqué lo preguntas?

UN BESAZO GRANDE!!!

panterablanca dijo...

Lo pregunto por este comentario de María en tu blog: "¿Cómo va todo?
¡¡Ojalá, que poco a poco dentro de la normalidad, que ya es mucho!! ¿verdad?
¡¡no olvides cuidarte!! ¿OK?"

Pero si dices que estás bien... mucho mejor :-)

Besos gordos.

LOLI dijo...

AHHHHHH!!!Vale es porque mi suegra nos ha dado un susto,nos habian dicho que tenia un tumor y que parecia cancer,pero despues de una semana y de hacer las pruebas le han dicho que es solo un quiste que si no molesta ni crece que no hay que tocarlo.Y bueno he estado cuidandola.
Gracias por preguntar eres un sol!!!

Besos gordisimos ;)

RECOMENZAR dijo...

Un relato con palabras que nos dejan pensando ...y mientras las pienso... me voy caminando ...Placer leerte

panterablanca dijo...

LOLI: Buuuff!, pues menudo susto, menos mal que al final no fue nada grave :-)
Muchos besos para ti y otro para tu suegra.

RECOMENZAR: Gracias por tu comentario. Celebro que te gustara. Bienvenida, regresa cuando gustes :-)
Un beso.

moderato_Dos_josef dijo...

Un cuento con una sencillez deslumbrante y la belleza del mar y el desierto. Genial.
Besos.

panterablanca dijo...

Gracias por tus palabras, Moderato. Celebro que te haya gustado.
Un beso grande.

Sergio dijo...

Cómo ser mohamed en la posmodernidad...

panterablanca dijo...

SERGIO: ...y morir en el intento.
Gracias por tu comentario.
Bienvenido a este blog :-)
Besos selváticos.

Pete Vicetown dijo...

Mohamed nunca supo que también se hubiera ahogado en el desierto...

Un beso.
Pete Vicetown

panterablanca dijo...

Sí, África en general se muere de sed y hambre. Bienvenido a este blog. Hacía mucho que no sabía nada de ti.
Besos.

I.B dijo...

Este relato me trae a la memoria la historia de Martín. Una historia real. Martín fue el padre de una amiga que jamás salió de su Castilla natal. Murió convencido de que el mar, sin haberlo visto nunca, era como los campos de cereal.

panterablanca dijo...

Algo de razón tenía Martín. Cuando sopla el viento, los cereales se mueven formando olas. Pero nunca se parecerán los campos de cereales al mar en el color, ni en su peligrosidad.
Me ha gustado la historia de Martín :-)
Un besazo.

Mustafa Şenalp dijo...

hi
Çok güzel site.:))

panterablanca dijo...

Wellcome to my blog.
Kisses

Anónimo dijo...

Precioso relato.

© Assumpta Solsona Cabiscol. Todos los derechos reservados.


Safe Creative #1008130225798

Datos personales

Mi foto
Soy un espíritu libre

Seguidores

Free counter and web stats